La importancia de la planificación estratégica en las ciudades

El protagonismo que las ciudades están adquiriendo sobre aspectos relacionados con la economía, el medio ambiente o la sociedad en general incrementa la importancia de desplegar procesos de planificación estratégica que definan de manera coherente un modelo de desarrollo adecuado a las necesidades del sistema urbano y, como no, de la ciudadanía. Las dinámicas de economía local, la inserción laboral y el emprendizaje; la huella ecológica, la eficiencia energética y la gestión y aprovechamiento de residuos; así como la inclusión social o la participación ciudadana son todos ellos ámbitos soportados por la ciudad o, al menos, ámbitos sobre los que la ciudad cada vez tiene más influencia.

arhitektura-goroda-noch-pejzazh-10455La planificación estratégica en la ciudad requiere la adopción de una visión multisectorial partiendo de la propia organización municipal. Es frecuente que el día a día y las tareas más urgentes impidan encontrar espacios de reflexión donde compartir conocimiento, experiencias e ideas. Por ello, para que el corto plazo no acabe por imponer su ritmo, es necesario tratar de impulsar dinámicas de trabajo internas con una visión a largo plazo para, desde el equipo municipal y atendiendo al conocimiento técnico que se posee sobre el territorio, sentar las bases del modelo de ciudad que se pretende construir; desde luego, la implicación y el liderazgo político es imprescindible para impulsar este proceso desde el propio ayuntamiento.

Las tendencias globales en torno a la economía, el medio ambiente o la sociedad, cada vez más cambiantes e impredecibles, así como la relación de la ciudad con su entorno más cercano, provocan el enfoque de esa visión a largo plazo hacia el establecimiento de un modelo de ciudad. Más allá de horizontes temporales concretos, la dinámica de reflexión estratégica ha de permitir configurar un sistema urbano resiliente, capaz de adaptarse de manera ágil a los nuevos retos que, sin duda, irán apareciendo y que deberán ser afrontados a partir de soluciones innovadoras.

Estas soluciones serán planteadas por proyectos concretos que, en muchos casos, dado su carácter transversal e innovador, requerirán una financiación difícil de asumir por parte del gobierno municipal. Por ello, es importante que el proceso de planificación estratégica se encuentre bien alineado con las políticas supralocales que afecten al municipio, desde las políticas de desarrollo regional, pasando por las políticas sectoriales a nivel estatal o el marco estratégico definido a nivel europeo. La consideración, asunción y adaptación de las políticas y estrategias que se despliegan alrededor del municipio ofrece dos importantes ventajas; por un lado, supone una referencia tanto a nivel metodológico como operativo a la hora de desplegar los procesos de reflexión estratégica a nivel municipal; por otro lado, esa alineación hacia objetivos y líneas de actuación supralocales incrementan las oportunidades de financiación para el municipio, puesto que los proyectos municipales propuestos encajarán perfectamente en las dinámicas de desarrollo regional, estatal y europeo. Esto es, las soluciones innovadoras propuestas por el municipio, fruto del proceso de reflexión estratégica, verán facilitada su financiación y probabilidad de éxito.

Por último, no menos importante es la implicación y activa participación de la ciudadanía y el sector empresarial en el proceso de planificación estratégica. Tomando como guía el conocimiento experto sobre las necesidades y retos de la ciudad, y asumiendo un buen liderazgo político, es innegable el enriquecimiento que tanto los agentes sociales como económicos pueden proporcionar al modelo de ciudad que se esta construyendo. Desde diferentes puntos de vista, ya sea desde la perspectiva de las necesidades y aspiraciones sociales, ya sea desde la perspectiva de generación de negocio, se pueden aportar cuestiones que no han sido consideradas previamente en los análisis realizados, pudiendo también aportar en la configuración y ejecución de los proyectos que plantean las soluciones innovadoras necesarias. Iniciativas como los presupuestos participativos, la colaboración público-privada, o los ecosistemas de innovación local son buenos ejemplos en este sentido; iniciativas que, junto con los aspectos mencionados acerca de la visión multisectorial, la configuración de un modelo urbano adaptativo, o la alineación con políticas supralocales, constituirán las bases de una planificación estratégica acorde a las necesidades de una ciudad inteligente que decide abordar de manera decidida los retos de futuro que se presenten.

Autor: Ivan de Torres Suarez- Consultor Enerlis.

Esta entrada fue publicada en Desarrollo Urbano, Enerlis. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>